CLUB TRIATlÓN MOLOKAI #soñandoserfinisher

Crónica Long Course Weekend Mallorca 2018

Crónica del evento celebrado en Alcúdia octubre 2018 .

En la parte norte de la isla de Mallorca, Alcúdia es una zona mundialmente conocida por su amplia oferta de alojamiento, restauración y un entorno inmejorable que lo convierten en un destino de referencia para deportistas y familias. Además, su amplia oferta de ocio, cultural junto con sus increíbles playas convierten a este municipio en un destino vacacional inmejorable. El evento se desarrolla en 3 días, y en cada uno de ellos se disputará una disciplina diferente.

DESCRIPCIÓN DEL EVENTO:

Formato muy divertido ya que la prueba está dividida en 3 jornadas consecutivas (sábado-swim | domingo-bike | lunes-run) en dónde cada uno puede elegir la distancia en la que quiere participar: 750, 1.500, 1.900 o 3.800 de natación, 86 o 172 kms de bici y 5, 10, 21,1 o 42,2 kms de carrera, siendo completamente configurable, de manera que alguien puede elegir hacer sólo la bici o la natación o la carrera en cualquiera de sus distancias, o varias de ellas… En definitiva, combinaciones múltiples para hacer una prueba “a medida” para cada triatleta. No hay excusa!!!

Nuestra intención como gestores del Club Molokai era ir a reconocer el formato con la intención de ver si es un evento recomendable para el conjunto de socios del Club. La respuesta es absolutamente Sí!!! Una pena que Fer no pudiera asistir por lesión y tuviera que participar únicamente yo, porque si Fer lo hubiera hecho, por descontado que habría hecho un top 5. Habrá más oportunidades seguro!

En mi caso hice la distancia full de cada disciplina con la intención de completar una distancia IM en tres días y optar a “la cuarta medalla” que certifica la finalización de las tres jornadas.

Para más información del evento visitar la web de Long Course Weekend Mallorca.

NATACIÓN:

El sábado amaneció un día cubierto pero en calma, el mar en La Bahía de Alcudia estaba perfecto para nadar. Temperatura ideal, buena visibilidad y un circuíto perfectamente señalizado y fácil de seguir (era un rectángulo). Me encantó que las mega-boyas que pusieron tenían un número (del 1 al 10) de manera que en todo momento te podías ubicar sin problema.

Salimos juntos los participantes en 1.900 y 3.800 metros (las otras distancias lo hicieron más tarde) de manera que los primeros hicieron una vuelta y el resto dimos dos. Una gozada ir nadando mientras que ves el fondo marino, los peces (incluso alguna raya) en ese entorno privilegiado, además sin apreturas, porque a pesar de ser unos cuántos participantes el número no fue excesivo y la sensación fue estupenda. Puse ritmo crucero y a disfrutar del momento. En alrededor de 1h05 salí del agua. Muy contento por el tiempo aunque me queda mucho por mejorar en aguas abiertas… Habrá que insistir con la técnica esta temporada.

En cuánto salí del agua el día empezó a empeorar y a partir de ahí y así continuó hasta el lunes por la tarde. Una pena porque la organización montó una zona de post-meta espectacular, pero ante las inclemencias meteorológicas poco se puede hacer…

CICLISMO:

El sábado por la tarde empezó a llover en modo “se acaba el mundo” y así estuvo toda la noche. La suspensión de la prueba planeaba por nuestras cabezas, de hecho hasta el domingo a las 7 de la mañana la organización no confirmó por Twitter que se seguía adelante con la planificación… Asomé la cabeza entre las cortinas de la habitación del hotel y las palmeras estaban tronchándose de un lado a otro mientras caía una manta de agua de miedo. Sinceramente, nunca llegué a penser que fuéramos a montar en bici, pero… en una hora el panorama aflojó un poco y aunque la pinta era bastante chunga, a las 8:30h empezamos a pedalear.

Me puse toooda la ropa de abrigo que llevaba en la maleta (errooor!!!). Incluso me llegué a comprar unas punteras de neopreno para las zapas (oootro erroooor!!!) porque estaba pelado. En cambio la mayoría de la gente iba de corto con un chubasquero. Es lo que tiene ser del Norte de Europa!!! el caso es que ya estábamos en “el lío”.

Mi intención era mantenerme en el grupo de cabeza todo el tiempo que pudiera, e ir atento en todo momento porque al no conocer el circuito no sabía a que nos ibamos a enfrentar. A los 5 kms empezó a llover a lo bestia, y a los 10 kms ya tenía el culotte largo calado y las zapatillas con sus respectivos calcetines gooordotes encharcados. Tampoco ayudó el hecho de llevar las punteras de neopreno porque no salía el agua por delante, así que cada vez que daba una pedalada salía por detrás, por la zona del talón. Qué sensación más agradable!!! Jajaja! Yo que caen cuatro gotas y si voy en bici pido un taxi… En fin! “Es lo que hay” que se suele decir en estos casos.

Metido en el grupo cabecero, intentando evitar las caídas (hubo algunas) y con una sensación de mucho peligro, iba pensando que la organización suspendería la prueba cuándo hiciéramos la distancia half y todos contentos para el hotel, pero alrededor del km 60 dejó de llover a saco y pasamos a modo chaparrones intermintentes, así que… empezamos la segunda vuelta. No quedaba más que apretar el culo!!!

Tenía claro que el ritmo que llevábamos en el grupo (seríamos alrededor de 30) iba un puntito por encima de el mío, pero yendo atento a los latigazos y repechos igual podría aguantar hasta el final… pero no! iba comiendo y bebiendo cuándo en un repecho alrededor del km 105 me corté junto con otros 4 o 5 más y ya fuímos incapaces de engancharnos. Estuvimos a puntito y nos dimos un buen calentón, pero fue imposible, así que me quedé con otro chico e hicimos unos cuántos kilómetros juntos hasta que encontramos a otro chaval, Roberto, que a la postre fue el mejor español clasificado y con el que después de hacer parte de la bici y prácticamente todo el maratón del lunes juntos ya casi somos íntimos, jejeje.

Paramos a comprobar que un chico que se había caído estaba bien (le acompañaba un amigo) y seguí unos kilómetros sólo porque Roberto decidió ir a su ritmo y el otro chico se retiró… Otro error!! Ir sólo con viento y lluvia intermitente es una cagada, así que lo pagué. Lo pagué hasta el punto de que me cogió un grupillo en el que iba Roberto y fui incapaz de engancharme… Así que a sufrir otra vez. Por delante alrededor de 25 kms todavía.

Cuándo quedaban 14 kms ví que venía otro grupillo y apreté el culo para pegarme como una lapa a su rueda… Me ardía hasta “el coscurrillo” pero pude unirme a ellos y después de unos minutos cual sabandija sin dar ni medio relevo recuperé un poco y pude hasta entrar a los relevos, pasando de unos miserables 27 kms/h que llevaba yo sólo a unos aceptabes 35 kms/h en el grupo. Además eran buenas ruedas porque ninguno bajaba de metro noventa, jajaja! Menudos armarios!!! Fue divertido que me dijeran eso de “well done” o “good job” cada vez que acababa mi relevo.

Allí estaba la meta!!!  Y como de buen nacidos es ser bien agradecidos, aflojé para entrar después del grupillo y no ser “culebra”. Además, así las cámaras de meta fueron sólo para mí, jajajaja! Puto postureo!!! Finalmente 5 horas 28 minutos.

Comentar que se trata de un circuito fácil, con repechos de entre 200 y 600 metros y una cuesta bastante dura al cruzar un pueblo pero que apenas tiene 200 metros.

CARRERA:

Y llegó el lunes!!! Eso de abrir el ojo y pensar… ¿Y hoy toca maratón? Uffff! Con el dolor de patuflas que tengo de la bici de ayer. Más que la distancia fue el hecho de haber ido mojado tanto tiempo lo que me generaba dudas de cara a la carrera. Además, la parte alta del isquio izquierdo me molestaba, aunque esa parte corriendo tampoco se usa tanto no? Hay que sacar motivación de dónde sea en estos casos, y eso que el hecho de mirar por la ventana y ver que no paraba de llover tampoco ayudaba demasiado… 8 graditos de temperatura…. Joooder!!! Venga! Algo más? Qué no! Que hemos venido a participar y a darlo todo! Esos dos peques que están sobando como angelitos tienen que ver a su papi con la tercera medalla…

Después del autocoaching al que me sometí en el desayuno (comentar que desayunar sólo en un hotel es una mierda) y sin apenas pensar demasiado, allí estaba en la línea de salida charlando con Roberto (qué buen compañero de viaje me eché) de los ritmos que íbamos a llevar: 5 o 5:15 min el km era la idea.

Pummm!!! Pistoletazo de salida y allí nos pusimos a 4:45 min/km. A tomar por culo!!! Jajaja! Y entre charla y charla, poner buena cara para los fotógrafos, saludar a la gente, animar a otros participantes, comer y beber fueron pasando los kms.

En la primera vuelta, el viento tiró algunas vallas y al seguir a una moto de la organización nos debimos de “fumar” alrededor de 800m por lo que me marcó el pulsómetro al final, aunque entiendo que nos pasó a todos porque íbamos unos tras otros… En las vueltas sucesivas ya no volvió a ocurrir.

Llegó el km 21 y ya llevábamos la mitad con muy buenas sensaciones y 4:47 de media… Los kms fueron cayendo y nos plantamos en la tercera vuelta con algo menos de 10 kms por delante. Esto estaba hecho. Ritmo fácil y disfrutando a pesar del tiempo de perros (llivia intermintente y viento) que nos estaba haciendo. Pero bueno! Eso lo hizo más épico, aunque sinceramente ya no estoy para “espartanos” a mi edad… Prefiero solecito y cremita.

Cuándo quedaban alrededor de 6 kms apreté un poquillo para acabar con un ritmo más acorde con el mío, aunque no me arrepiento para nada de haber sido conservador porque no las tenía todas conmigo, que 42 kms son muchos y ya llevábamos paliza del día anterior.

Emocionantes los últimos kms apretando y con cero molestias, saludando a la gente, animando a los que iban más petadillos y disfrutando del momento. Aunque cruzar la meta sin apenas público y con todo encharcado no suena muy divertido, el hecho de haber “sobrevivido” al tiempo de estos días me hace valorarlo mucho más tanto por haber sido capaz de terminar, como por todo lo aprendido técnicamente y sobre todo mentalmente. El tiempo? Pues el tiempo es lo de menos, pero los 3h18min (ojo! que habría que sumarle 4 minutillos más por los 800m de menos que me salen) me hacen estar muy satisfecho con el resultado.

 

En total, 9 horas 51 minutos, posición oficial 19.  Good Job!!!  😉